¿COMO FUNCIONA LA SANACIÓN CON CRISTALES?

Actualizado: 6 jul 2021

Los cristales tienen dos propiedades eléctricas importantes: piezoelectricidad y piroelectricidad.

Piezoeléctrico quiere decir que pueden generar energía al friccionarse entre sí. Los celtas, los indios americanos y las culturas aztecas usaban cristales de cuarzo en las ceremonias, donde golpeaban los cristales para producir un destello de luz que los participantes y espectadores podían ver fácilmente. Debido a esta propiedad, los cristales todavía se incorporan y utilizan de diversas formas: en las máquinas de ultrasonido, los cristales piezoeléctricos producen ondas sonoras. El ultrasonido también se usa en cirugía (cirugía con láser) para cauterizar heridas y separar tumores. Los cristales de cuarzo se utilizan en radios, relojes y otra gran cantidad de artículos de uso diario.


Piroeléctrico quiere decir que los cristales pueden acumular y mantener la energía. Cuando un cristal se calienta por primera vez, su energía inherente se expande. Cuando el cristal se enfría, la energía se contrae y permanece en el cristal. Hay que tener en cuenta que la contracción es sólo eso, no significa que la energía se debilite o disminuya. Esta cualidad ocurre debido a las cargas eléctricas que se acumulan en la superficie del cristal. Esta propiedad permite que algunos cristales puedan ser cargados y mantener la energía por muchas horas.

Entendiendo estas dos propiedades podemos resumir que los cristales absorben, canalizan, enfocan y transmiten energía.

Los cristales tienen aura propia o campo electromagnético que cuando entra en contacto con el campo electromagnético de los humanos ayuda a equilibrar el aura absorbiendo la energía negativa.

El reino de los cristales nos ofrece una variedad de cristales que poseen una amplia gama de energía espiritual y propiedades curativas. Preparados adecuadamente, los cristales pueden ayudarnos a hacer cosas increíbles.


HISTORIA DEL USO DE CRISTALES

El uso de talismanes y amuletos se remonta desde los inicios de la humanidad. Los primeros escritos sumerios, evidencian que los cristales eran utilizados para sus rituales mágicos. Los antiguos egipcios utilizaban los cristales como amuletos y talismanes. En la antigua Grecia también eran muy utilizados los cristales y de hecho algunos nombres de cristales tienen origen griego. Por ejemplo: Amatista y significa "no borracho", muchas personas adjudican a este cristal la propiedad de evitar la embriaguez. En la antigua China el Jade era muy utilizado por los emperadores y se decía que tenía la propiedad de curar los riñones. En muchos de los antiguos textos religiosos como el Corán y la Biblia, se hace mención del uso de los cristales. En el Éxodo de la Biblia, se menciona que la pechera de Aarón contenía 12 cristales distintos que hacían referencia a los meses del año, mientras que en el Corán se menciona que el cuarto cielo está compuesto totalmente de Granate.

Algunos creen que la sanación con cristales data de hace unos 26,000 años en la antigua ciudad perdida de la Atlántida. En ese entonces los cristales eran utilizados de diversas formas, entre las que se pueden destacar la sanación física y emocional, meditación, almacenar información, control del clima, incrementar el tamaño de las plantas entre otros. Se cree que la Atlántida fue destruida debido al mal uso del poder del cristal y las energías terrestres, pero una teoría más moderna, es que una erupción volcánica fue la responsable.

Según Platón los antiguos Vedas llegaron a la India procedente de la ciudad destruida de la Atlántida. Allí llevaron sus conocimientos sobre el aura, chakras y sanación con cristales. Gracias a esto, éste conocimiento antiguo se mantiene y se expande cada día más alrededor del mundo.

Durante el siglo XV, un médico de la corte alemana proclamó que algunos cristales tenían el poder de ángeles positivos y otros tenían el de ángeles negativos (aunque probablemente usó palabras como bien y mal). El miedo se extendió entre la gente y el uso de cristales disminuyó. Las culturas aborígenes, sin embargo, continuaron usando cristales para curar y en rituales.

Lo interesante es que en todo el mundo se usaron los mismos tipos de cristales para quejas y propósitos similares, a pesar del hecho de que estas culturas nunca habían tenido contacto entre sí.

El interés por los cristales resurgió en la década de 1980, con libros sobre prácticas antiguas y experimentación que condujo a nueva información. Todavía hay mucho excepticismo en torno a la energía y la curación de los cristales, pero ahora hay una multitud de estudios bien construídos y realizados, que demuestran el poder de la curación con cristales y más personas ven los beneficios de incluir cristales en su vida.

Si deseas conocer como limpiar, recargar, programar y aprender más sobre cristales; suscríbase a nuestra lista de correos para que recibas información gratuita y conozcas nuestras ofertas en artículos y próximamente terapias y cursos en línea.

56 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo